Tarjeta virtual Mooncard

Ponga a disposición de sus empleados la tarjeta virtual Mooncard para gastos puntuales y recurrentes: Un verdadero ahorro de tiempo con total seguridad.

Carte virtuelle

Autonomía y ahorro de tiempo para todos los empleados

Los empleados pueden solicitar la creación de una tarjeta en cualquier momento para realizar una compra puntual o recurrente. La validación se presenta al administrador/gestor.

La tarjeta puede personalizarse con límites específicos según las necesidades de los empleados:

  • hasta 1 mes para gastos inmediatos,
  • hasta 3 años para gastos recurrentes.

Los administradores pueden utilizar la configuración avanzada para gestionar las autorizaciones y dar autonomía a los empleados de forma segura.

Esto permite a los empleados pagar sus gastos de empresa de forma rápida y sencilla.

Pague sus gastos con total seguridad

El fraude bancario representa un riesgo importante. La tarjeta virtual Mooncard permite un seguimiento eficaz de cada pago. De esta forma, todos los empleados pueden realizar pagos de forma instantánea y segura.

cartevirtuelle-min
  • 1.

    Notificaciones instantáneas

    Por cada pago realizado, usted recibe una notificación en tiempo real que facilita la gestión.

  • 2.

    Reducción del riesgo de fraude

    Reduzca el riesgo de robo o pérdida. Es posible validar los pagos por adelantado o decidir los tipos de gastos permitidos.

  • 3.

    Tecnología 3D Secure

    Benefíciese de una mayor seguridad en sus pagos por Internet gracias al protocolo de autenticación fuerte.

  • 4.

    Seguro

    Disfrute de un servicio de asistencia y de un servicio de seguro personalizables para un uso gratuito y sin preocupaciones.

Gestión de gastos simplificada con la tarjeta virtual Mooncard

iPhone virtual card ENG-min-1
  • toggle_on

    Configuración de las tarjetas en la interfaz Mooncard

  • remove_red_eye

    Siga sus gastos en tiempo real

  • timeline

    Límites configurables según sus necesidades

Una tarjeta virtual que forma parte de un ecosistema global

  • Tarjeta corporativa personalizable

    Defina los días, los importes y los tipos de gastos autorizados.

  • Notas de gastos automatizadas

    Los detalles del pago se transmiten automáticamente

  • Oferta completa mobility

    Las tarjetas gasolina Mobility Mooncard son 100 % multimarca

  • Motor de contabilidad

    Simplificando la recuperación del IVA, nuestra herramienta de análisis permite el seguimiento de los gastos por tipo y códigos de negocio.

FAQ

¿Qué es una tarjeta bancaria virtual?

La tarjeta bancaria gratuita se denomina «virtual» cuando está desmaterializada, lo que significa que no es física como las clásicas que proporcionan los bancos. Le ofrece la posibilidad de protegerse contra los riesgos de fraude inherentes a las tarjetas bancarias tradicionales. Estas tarjetas de pago virtuales tienen un número, una fecha de expiración y un código CVV (código de verificación). Por lo tanto, tiene características similares a la tarjeta de pago física pero funciona exclusivamente para realizar pagos en línea. Dado que la mayoría de los gastos profesionales están relacionados con servicios de Internet, resulta ventajoso entregar tarjetas bancarias virtuales a los empleados. Reservas de billetes de avión, alquiler de coches, pago de una comida con un cliente… todos los gastos profesionales asociados a un pago en línea pueden pagarse con el servicio de una tarjeta de banco virtual gratuita. Las tarjetas bancarias desmaterializadas no están directamente vinculadas a su cuenta bancaria en el sentido de que los gastos no se cargan a su cuenta principal a medida que se efectúan. En efecto, se trata de tarjetas bancarias de prepago. Por lo tanto, los bancos realizan el cargo en cuenta antes de las operaciones, según el límite máximo definido por el cliente.

 

¿Cómo funciona una tarjeta virtual?

Las tarjetas bancarias virtuales se utilizan del mismo modo que las tarjetas bancarias clásicas. Para hacer compras en Internet, basta con introducir el número de la tarjeta, indicar su fecha de expiración e insertar el CVV. Existen dos categorías de tarjetas bancarias virtuales. La oferta de un solo uso está pensada para satisfacer necesidades puntuales: la compra de un nuevo ordenador, el pago de una noche de hotel, la compra de un obsequio para un cliente, el pago de un servicio específico en línea, etc. La tarjeta bancaria desmaterializada se configura inicialmente para cubrir el importe del gasto previsto. En cuanto se realiza el pago por Internet, el número de tarjeta deja de ser válido. Al igual que la versión física, las tarjetas bancarias virtuales recurrentes son reutilizables. Permiten, por ejemplo, cubrir los gastos de desplazamiento mensuales de los empleados, las suscripciones a servicios de Internet, etc. Puede ingresarse un importe preciso en la tarjeta bancaria gratuita, cuyo número facilita la identificación. El límite puede mantenerse y renovarse automáticamente o modificarse periódicamente. Todas las tarjetas bancarias desmaterializadas están vinculadas a una plataforma. Esto significa que el departamento financiero de la empresa puede controlar los débitos en tiempo real, sin tener que validar previamente los gastos individuales. Además, el banco no interviene en cada transacción del cliente Internet.

¿Dónde puedo usar la tarjeta virtual Mooncard?

Su tarjeta virtual Mooncard puede utilizarse en línea para compras puntuales o recurrentes (suscripción).

Con sus aplicaciones de pago Apple Pay o Google Pay tiene su tarjeta virtual está en el bolsillo para un gasto físico.

¿Existe algún riesgo al utilizar mi tarjeta virtual Mooncard?

Realice sus pagos con total confianza. Las herramientas de configuración de Mooncard permiten personalizar la tarjeta en todos los niveles: importe, periodo de autorización, tipo de gasto, seguimiento en tiempo real de la compra y notificación instantánea al administrador. Además, cada compra finaliza con una validación 3D Secure.

¿Cuál es la diferencia entre una tarjeta bancaria virtual y una digital?

La tarjeta bancaria digital se emite con un número. Es exactamente el mismo número que aparece en la tarjeta física asociada a la cuenta bancaria. A diferencia de la tarjeta bancaria física, no es necesario llevarla encima para pagar servicios o productos. Al tratarse de dos versiones de la misma tarjeta bancaria, los gastos de las versiones física y digital se cargan en la misma cuenta bancaria. Así pues, la disponibilidad de fondos bancarios en el momento del pago determina la validez de la transacción. La tarjeta bancaria virtual gratuita no está vinculada a una versión física. Es totalmente independiente y ofrece una mejor visibilidad de la gestión de los gastos al ser prepagados. Aunque el cliente (la empresa) no disponga en su cuenta bancaria del importe necesario para pagar un servicio o producto en línea, el importe disponible en cada una de las tarjetas bancarias virtuales puede utilizarse para validar las compras en Internet. Se trata, por lo tanto, de una solución de pago gratuita, sencilla y segura. En resumen, las tarjetas bancarias digitales se asocian sistemáticamente a una tarjeta bancaria física, mientras que las tarjetas virtuales corresponden a una oferta a medida, no vinculada a las tarjetas bancarias tradicionales.